Blink es una nueva familia de sensores, con patente en curso de tramitación, que posibilita unos tiempos de respuesta muy bajos, sin precedentes si se comparan con los detectores tradicionales de termopila, manteniendo el funcionamiento de banda ancha.

Blink puede utilizarse en todas las aplicaciones industriales, médicas y de laboratorio que requieran realizar mediciones de precisión de potencia o de energía de láser pulsado con duración de pulsos del nivel de femtosegundos y hasta 1 MHz de frecuencia de repetición.

La familia Blink se presenta en dos variantes, Blink FR (Respuesta Rápida) y Blink HS (Alta Velocidad).

En la imagen se muestra la respuesta rápida del sensor Blink HS a un tren de pulsos láser con 4 ns de duración del pulso y con una frecuencia de repetición de 1 MHz.

Además, la naturaleza térmica de los sensores Blink posibilita la capacidad de trabajar en un espectro de banda ancha, de UV a Thz, así como la posibilidad de trabajar en un amplio rango (10-3-102 W/cm2) de densidades medias de potencia óptica de radiación láser incidente, sin necesidad de adoptar filtros ópticos ni otras precauciones. La ventaja de los sensores térmicos de Alta Velocidad de la serie Blink sobre los sensores piroeléctricos y los fotodiodos para la medición de radiación láser es la combinación de un tiempo de respuesta general rápido, un espectro de absorción de banda ancha, un umbral alto de saturación a la irradiación láser directa y la posibilidad de medir fuentes de pulsos y láseres de onda continua (cw).